El Cabildo de la Catedral de Santiago entrega al Arzobispo un retrato y descubre un relieve con su escudo junto a la fachada de la Azabachería