Monseñor Barrio a los voluntarios que trabajan en la preparación de la PEJ 2022: “Os traigo el saludo afectuoso del Papa”

  • En el acto de lanzamiento de esta cita de peregrinación de los jóvenes europeos, el arzobispo expresó su deseo de que Francisco “os pueda saludar personalmente”
  • Más de un centenar de voluntarios participó en este encuentro al que asistieron el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y el alcalde Xosé A. Sánchez Bugallo

El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, saludó este sábado desde la escalinata de la catedral en la Praza do Obradoiro a más de un centenar de voluntarios que trabajan en la preparación de la Peregrinación Europea de Jóvenes (PEJ) que se desarrollará en Compostela en el mes de agosto de 2022. “Os traigo el saludo afectuoso del Papa”, dijo el arzobispo, quien expresó su deseo de que “Dios quiera que un día como hoy” el Papa Francisco “os pueda saludar personalmente” en la ciudad del Apóstol. El acto de lanzamiento de la PEJ contó con la presencia del vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda; del alcalde de Santiago, Xosé A. Sánchez Bugallo; y del obispo auxiliar de Valencia, monseñor Arturo Pablo Ros, presidente de la Subcomisión Episcopal de Juventud e Infancia de la Conferencia Episcopal Española.

La escalinata de la fachada catedralicia del Obradoiro acogió este sábado un acto de lanzamiento de la Peregrinación Europea de Jóvenes, a un año vista de su realización del 3 al 7 de agosto de 2022. Monseñor Barrio actuó como anfitrión del más de un centenar de jóvenes voluntarios que trabajan ya en el desarrollo de esa cita que congregará en la ciudad del Apóstol a miles de jóvenes de toda Europa. El acto, a pesar de las amenazas de lluvia, se pudo celebrar con la brillantez propia del lugar: con una Praza do Obradoiro en la que no paraban de llegar peregrinos.

En la intervención de monseñor Barrio, el arzobispo agradeció la presencia de todos los asistentes y aseguró que la Archidiócesis compostelana es un espacio de acogida para todos los peregrinos. Dijo, además, que la verdadera meta de la peregrinación es “la libertad del corazón a la que Dios nos llama” desde la Casa del Señor Santiago. El arzobispo aseguró que “la celebración de la PEJ será una gracia de Dios” en un “horizonte de esperanza”, para que todos los jóvenes puedan manifestar su esperanza en Cristo y “su fidelidad y amistad con Él”.

Monseñor Barrio recordó el “aliento evangelizador” del Apóstol Santiago para animar a los jóvenes a peregrinar hasta su sepulcro, expresando con ello “vuestras inquietudes” y de ese modo hacer que “la Iglesia en Santiago” pueda hacer efectiva su responsabilidad “de que desde aquí resuene la esperanza”. “El amor que transforma a la sociedad”, apuntó el arzobispo, “lo encontramos en Cristo”, tras asegurar que la esperanza cristiana es inseparable de un ejercicio de la caridad con los más necesitados y vulnerables.

Mucho tiempo para hacer bien las cosas

Por su parte, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, indicó que “queda mucho tiempo para hacer bien las cosas”, en alusión a la prórroga del Año Santo Compostelano que concedió el Papa Francisco y que se había conocido el día en que se abría la Puerta Santa de la catedral compostelana. Rueda ofreció la colaboración de la Xunta y recordó las raíces cristianas del Camino de Santiago, además de indicar que “esperamos otras alegrías para el año que viene”, en alusión a una posible visita del Papa Francisco.

El alcalde Sánchez Bugallo, a su vez, aprovechaba su intervención para recordar la presencia de San Juan Pablo II en la JMJ de Santiago del año 1989, que definió como “un momento imborrable” para los jóvenes que la vivieron y para todas las personas que pudieron asistir. “La ciudad está feliz de recibir a los jóvenes”, afirmó Bugallo, de quienes dijo que son “nuestro futuro y nuestra esperanza”.

También habló en el acto de lanzamiento de la PEJ el obispo auxiliar de Valencia, monseñor Arturo Pablo Ros. El presidente de la Subcomisión Episcopal de Juventud e Infancia de la Conferencia Episcopal Española expresó su satisfacción por encontrarse en Santiago y pidió un aplauso a los voluntarios. “El voluntariado”, manifestó, “es caridad”, indicando que la amabilidad, la cercanía y la sonrisa de los voluntarios son un signo de la cercanía de Cristo. “No dejéis de buscar a Jesús”, les pidió a los voluntarios el obispo auxiliar de Valencia.

Himno de la PEJ

Al final del acto, el cantante gallego Rubén de Lis interpretó el himno oficial de la PEJ, con el que se ponía un broche de oro a la presentación de la peregrinación juvenil en el Obradoiro en medio del ambiente de fiesta de los voluntarios presentes, al que se sumaban desde la plaza decenas de peregrinos. Tras finalizar el acto público, los voluntarios y los invitados participaron en la Eucaristía que presidió monseñor Julián Barrio en la Catedral compostelana.

En el acto de la Praza do Obradoiro había moderado las intervenciones Raúl Tinajero Ramírez, director del Departamento de Juventud de la Conferencia Episcopal Española. La jornada continuó por la tarde con reuniones de trabajo y encuentros formativos del voluntariado, concierto y diversas actividades en el Seminario Menor de Belvís.