Camino de Santiago virtual vocacional: calzando las botas de los jóvenes

El 27 de octubre de 2018, la XV asamblea general ordinaria del sínodo de los obispos, publicó el documento final de los trabajos realizados por el Sínodo de Obispos, bajo la denominación de “Los Jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. Entre otras muchas cosas los obispos enmarcan su reflexión con estas notas que nos sirven para acercarnos a ese caminar con las botas de jun joven:

“Los jóvenes católicos no son meramente destinatarios de la acción pastoral, sino miembros vivos del único cuerpo eclesial, bautizados en los que vive y actúa el Espíritu del Señor. Contribuyen a enriquecer lo que la Iglesia es, y no solo lo que hace. Son su presente y no solo su futuro. Los jóvenes son protagonistas en muchas actividades eclesiales, en las que prestan generosamente su servicio, en particular con la animación de la catequesis y de la liturgia, el cuidado de los más pequeños y el voluntariado con los pobres. Movimientos, asociaciones y congregaciones religiosas ofrecen también a los jóvenes oportunidades de compromiso y corresponsabilidad. A veces la disponibilidad de los jóvenes encuentra un cierto autoritarismo y la desconfianza de adultos y pastores, que no reconocen suficientemente su creatividad y les cuesta compartir las responsabilidades”.

Pero ese no es el final, el Papa Francisco, en su exhortación apostólica postsinodal, tras este mismo sínodo, Christus Vivit, nos dice:

“Vive Cristo, esperanza nuestra, y Él es la más hermosa juventud de este mundo. Todo lo que Él toca se vuelve joven, se hace nuevo, se llena de vida. Entonces, las primeras palabras que quiero dirigir a cada uno de los jóvenes cristianos son: ¡Él vive y te quiere vivo!

Él está en ti, Él está contigo y nunca se va. Por más que te alejes, allí está el Resucitado, llamándote y esperándote para volver a empezar. Cuando te sientas avejentado por la tristeza, los rencores, los miedos, las dudas o los fracasos, Él estará allí para devolverte la fuerza y la esperanza.”

Con esa fuerza y esa esperanza nos ponemos en camino.

 

Mons. Julián Barrio a los nuevos sacerdotes: “tended siempre hacia la santidad que es el rostro más bello de la Iglesia”.

  • Desde este domingo la Archidiócesis de Compostela cuenta con dos nuevos diáconos y otros dos sacerdotes

El arzobispo de Santiago presidió este domingo en la Catedral, la Eucaristía en la que fueron ordenados sacerdotes Mario Agustín Pérez Moya y Martín Anani Konassi Kouman. En la misma ceremonia también recibieron el diaconado Ernesto Gómez Juanatey y Mateo Aguado Domínguez.

En su homilía, monseñor Julián Barrio dijo a los nuevos diáconos que “hoy es un día para vosotros de dones y de gracias, de obligaciones y de compromisos”. El arzobispo los exhortó a que “no salga de vuestra boca ninguna palabra ociosa. Cuando exhortéis moralmente, infundid bondad a la gente. El Diaconado se convierte en un compromiso que, libremente aceptado, ha de configurar vuestro estilo de vida en el servicio a los demás, fundamento de la espiritualidad diaconal”.

El prelado compostelano también se dirigió a los candidatos al presbiterado con estas palabras: “el sacerdocio es un don y no una función, no es un contrato de trabajo. Al ungir a los enfermos y a los bautizados recordad que compartís vuestra vocación y vuestra vida”. Y añadió que “la finura espiritual evitará que os convirtáis en burócratas de la pastoral. Hablad con todos acompañándoles con misericordia en el camino de la reconciliación”.

Una vez acabada la homilía los candidatos al diaconado y presbiterado manifestaron su deseo de ser ordenados y la voluntad de vivir su ministerio con humildad y el alma limpia para proclamar la fe según el Evangelio y la Tradición de la Iglesia. A continuación, los cuatro prometieron celibato, oración y obediencia.

Tras el rezo de las Letanías, el arzobispo a través de la imposición de manos y la plegaria de ordenación confirió a los candidatos el don del Espíritu Santo para su ministerio diaconal y presbiteral. En la ceremonia también estuvo presente el obispo auxiliar, mons. Francisco José Prieto.

 

 

24 horas de adoración por las vocaciones

El próximo 28 de abril a las 20h comenzarán en el Seminario Mayor, con la celebración de la Santa Misa y la Exposición del Santísimo, las 24 horas de adoración por las vocaciones. Habrá turnos de vela desde las 21h. La entrada a la Capilla del Seminario Mayor se hará por la Hospedería de San Martín Panario (Tercera Planta).

Las 24 horas de adoración finalizarán el 29 de abril a las 20h con el rezo de vísperas y la bendición con el Santísimo.

Los interesados podrán anotarse a los turnos de vela llamando al teléfono 981 583 008.

Belén en el Espacio Cultural San Martín Pinario

Invitamos a todo el que desee, grandes y pequeños, a visitar nuestro tradicional Belén en el Monasterio de San Martín Pinario, bendecido este día 6 de diciembre por el rector del seminario, D. Carlos Álvarez Varela.

Este año, al igual que en 2019, ha estado a cargo de la Asociación Belenista de Oviedo, un belén monumental de 30 metros cuadrados de superficie. Podrá disfrutarse hasta el 16 de enero en el museo de San Martín Pinario, en la Sala Carlos Barruso. Todos los martes, de 11 a 14 y de 16 a 19 horas, siendo las visitas gratis para todo público. El resto de los días de la semana los menores de 13 años seguirán pudiendo acceder de forma gratuita.

 

Cena Solidaria 2021

Este jueves día 2 ha tenido lugar en el Seminario Mayor la ya tradicional Cena Solidaria en favor de Cáritas Interdiocesana. Agradecemos la enorme participación y la contribución recaudada en favor de los sin techo. Presidió la eucaristía monseñor Francisco J. Prieto Fernández.

El día 11 de noviembre, como cada año, celebraremos la festividad de San Martín de Tours en nuestro seminario

Con el rezo de las Primeras Vísperas Solemnes de San Martín en la Capilla del Seminario Mayor, a partir de las 20:00 horas este miércoles día 10, darán comienzo las celebraciones litúrgicas en honor del patrón del Seminario. El jueves día 11 de noviembre, a partir de las 13:00 horas, el arzobispo compostelano, monseñor Julián Barrio, presidirá la Eucaristía en la Capilla, ceremonia a la que se podrá acceder por la Hospedería (la Capilla se encuentra en la tercera planta).

 

Encuentros Vocacionales y Oración Vocacional en Coruña y en Santiago

Encuentros Vocacionales (PDF)

Oración Vocacional (PDF)

 

Vídeo vocacional

Hoy recordamos el vídeo del Día del Seminario de 2019 que publicó el Seminario Mayor Interdiocesano de Cataluña.

Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

El próximo 25 de abril se celebra la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y Vocaciones Nativas, este año bajo el lema, «¿Para quién soy yo?».

Es un día especialmente dedicado a la oración y la cooperación con los jóvenes que son llamados al sacerdocio o la vida consagrada en los territorios de misión.

Es el papa Francisco quien invita, especialmente a los jóvenes, a formularse esta pregunta inesperada: “«Muchas veces, en la vida, perdemos tiempo preguntándonos: ‘Pero ¿quién soy yo?’. Y tú puedes preguntarte quién eres y pasar toda una vida buscando quién eres. Pero pregúntate: ‘¿Para quién soy yo?’» [Discurso, 8-4-2017]. Eres para Dios, sin duda. Pero Él quiso que seas también para los demás, y puso en ti muchas cualidades, inclinaciones, dones y carismas que no son para ti, sino para otros” (Christus vivit, 286).

Día del Seminario 2021

Mañana, solemnidad de San José, se celebra el Día del Seminario. Este año bajo el lema, «Padre y hermano, como san José».

El objetivo de esta jornada es reflejar la figura de San José, en los sacerdotes, en un año en el que, si cabe, este santo ha tomado un mayor protagonismo tras declarar el Papa el Año de San José.

Carta Pastoral del Día del Seminario de nuestro arzobispo D. Julián Barrio Barrio:

“Padre y hermano como San José”

Queridos diocesanos:

Este año el Papa lo ha dedicado a San José. De manera especial su solemnidad ha de tener un eco significativo en nuestra celebración como también al venerarlo como Patrono de la Iglesia y de los Seminarios, taller de formación para los futuros sacerdotes. El lema propuesto para esta Jornada es “Padre y hermano como San José”, pensando que los futuros presbíteros han de prepararse para vivir la paternidad apostólica y la fraternidad sacerdotal en el ministerio, acompañando a las personas que el Señor ponga en su camino.

La paternidad apostólica de San José

Siguiendo la Carta apostólica del Papa Francisco Patris corde se hace referencia a San José como padre amado como así lo muestra la tradición de la Iglesia, padre en la ternura pues “por la angustia de San José pasa la voluntad de Dios, su historia, su proyecto” ya que “tener fe en Dios incluye además que Él puede actuar a través de nuestros miedos, de nuestras fragilidades, de nuestra debilidad”. Define el Papa a San José como padre en la obediencia y en la acogida; padre de la valentía creativa y trabajador; padre en la sombra pues siempre que alguien asume la responsabilidad de la vida de otro, en cierto modo ejercita la paternidad sobre él no como un ejercicio de posesión sino evocando la paternidad de Dios Padre. La familia de Nazaret vivía en comunión. Son claves para considerar el ejercicio del ministerio sacerdotal en el proceso formativo del seminarista, recordándonos las palabra de San Pedro: “Pastoread el rebaño de Dios que tenéis a vuestro cargo, mirad por él, no a la fuerza, sino de buena gana como Dios quiere, no por sórdida ganancia, sino con entrega generosa, no como déspotas con quienes os ha tocado en suerte, sino convirtiéndoos en modelos del rebaño” (1Pe 5, 2-3). La vida de San José se convirtió en una paternidad apostólica con una vida entregada a Dios y a los hermanos. Podemos decir que fue “una vida escondida con Cristo en Dios” (Col 3,3) y “el que sirve así a Cristo es grato a Dios, y acepto a los hombres” (Rom 14,18).

La fraternidad en la misión

Este estilo de paternidad conlleva la vivencia de la fraternidad al tomar conciencia de que somos hijos de Dios y hermanos los unos de los otros sin excluir a ninguno y sin límites geográficos recordando la palabras de Jesús: “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir el sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos” (Mt 5,44-45). El sacerdote, “escogido de entre los hombres, está puesto para representar a los hombres en el culto a Dios; para ofrecer dones y sacrificios por los pecados. Él puede comprender a los ignorantes y extraviados porque también él está sujeto a debilidad” (Heb 5, 1-2). No está apartado de los hombres, no ha caído del cielo ni es un extraño sino al contrario está llamado a vivir la fraternidad con todos, ofreciéndoles la riqueza del ministerio que ha recibido. Cuando administra el sacramento de la penitencia, él mismo se siente necesitado de este sacramento. La fraternidad en el ejercicio del ministerio sacerdotal se hace universal. “Es preciso hacernos hermanos de los hombres si queremos ser sus pastores, padres y maestros. Siendo padres y maestros juntamente con todos los fieles somos discípulos del Señor, hermanos entre los hermanos”. La existencia del presbítero se define como un servicio, como “un don para los hombres” en relación con lo absoluto, con lo eterno, con Dios. El presbítero no sólo está al frente de la Iglesia sino ante todo en la Iglesia.

Exhortación final

Recemos constantemente por los llamados al sacerdocio. Y dentro de nuestras posibilidades colaboremos económicamente para que nuestros Seminarios Mayor y Menor tengan los medios necesarios y adecuados para ofrecer la mejor formación humana, intelectual, espiritual, comunitaria y pastoral a quienes se preparan para recibir el ministerio sacerdotal. Los ponemos bajo el patrocinio del Apóstol Santiago, de San José y de María, Reina de los Apóstoles.

Os saluda con todo afecto y bendice en el Señor,

+ Julián Barrio Barrio,
Arzobispo de Santiago de Compostela.